¿Eres lo suficientemente buena/o para empezar a cobrar por tus ilustraciones?

Ilustradora

Escrito por Emilio Maillo

Friki del emprendimiento y el marketing digital, en fase de aprendizaje permanente. Cofundador de Marketing Ilustrado

19 Oct, 2021

Todavía puedes mejorar mucho, da igual cuándo leas esto.

No importa si empezaste ayer a ilustrar o llevas toda la vida haciéndolo y ya te ganas la vida con ello. Siempre tendrás aspectos que puedas mejorar y siempre tendrás algo nuevo que aprender, y si estás leyendo esto seguramente sea porque lo sabes y quieres seguir creciendo como artista.

Desde que comenzamos con Marketing Ilustrado, hemos tenido la suerte de hablar con cientos de ilustradores e ilustradoras como tú, y nos habéis compartido vuestros problemas, dudas, bloqueos y miedos.

Son muchos y muy variados, pero hay algo que comparten más del 90%: el miedo a que tu trabajo no sea lo suficientemente bueno.

¿Por qué está bien sentir este miedo?

Si te preocupas por que tu trabajo no sea lo suficientemente bueno, en parte, quiero felicitarte.

¿Felicitarte? ¿Por sentir miedo?

Sí, porque es señal de que te importa lo que haces, que estás dispuesta/o a aprender, a mejorar y sobre todo, que te importa entregar un trabajo de calidad.

Este enfoque es precisamente el que puedes utilizar de trampolín para seguir mejorando tu arte y aprendiendo cómo ganarte la vida con tus ilustraciones.

Y justo aquí está la clave, en ser capaz de utilizar este miedo como trampolín, que te ayude a avanzar. Sin embargo, en la mayoría de casos que nos encontramos, este miedo sirve más como una cadena que te ata a lo que yo llamo la carrera de la rata del arte.

La carrera de la rata del arte

Llega un momento en tu vida en que te decides a ponerte en serio con esto de la ilustración y el dibujo, te pones manos a la obra y comienzas a aprender esta habilidad en serio, ya sea a través de tutoriales en Youtube o matrículándote en una escuela de arte de prestigio.

Enseguida notas cómo tus habilidades empiezan a mejorar de forma acelerada, entiendes conceptos que antes sólo intuías y aunque sabes que aún tienes mucho camino por recorrer, vas desarrollándote como artista a pasos de gigantes.

Pero hay algo que nadie te enseña. ¿Cómo me gano la vida con esta habilidad? ¿Cómo transformo mis dibujos en dinero para pagar las facturas a final de mes?

Entonces sales ahí fuera, al mundo real y, sin saber muy bien cómo, intentas conseguir clientes. Te das cuenta de que es incluso más complicado de lo que esperabas, y las pocas oportunidades que encuentras no pagan muy bien (o no pagan en absoluto).

Ahí piensas, «Será que no soy tan buena. Si mejoro mi técnica seguro que me será más fácil encontrar clientes».

Y vuelta a empezar el bucle. Como una rata atrapada en su rueda, sin parar de correr pero sin llegar a ningún sitio.

Esto hace que aumente tu inseguridad, te bloquees y pienses que nunca eres suficientemente bueno para ganarte la vida con tus ilustraciones. Lo curioso de esta sensación es que la he visto tanto en ilustradores muy novatos como en personas con un estilo muy bien definido y una técnica increíble.

Entonces, ¿cómo romper este bucle?

Como he comentado más arriba, la motivación continua por seguir mejorando la técnica y ampliando tus horizontes es más que recomendable, pero, por favor, no permitas que esto sea un impedimento para que puedas ganarte la vida con tu arte.

Es muy común que pienses que cuando consigas «suficiente calidad» en tu trabajo, te pondrás a aprender cómo conseguir clientes y esto es lo que te atrapa en la carrera de la rata del arte.

Puede que todavía no seas lo suficientemente bueno/a

En Marketing Ilustrado nos dedicamos a enseñar marketing online para ayudarte a vender tu arte aprovechando las posibilidades de internet. Pero hay que ser claros, el marketing no hace milagros.

Si no haces un trabajo de calidad seguramente no consigas ni un cliente, por muy bien que sepas venderte o por muchos anuncios que pagues.

La mayoría de ilustradores con los que hablamos ya han superado ese punto de «calidad suficiente» que les permite conseguir sus primera clientela, pero aun así permanecen en el bucle de querer mejorar su técnica para siempre.

Imaginemos por un momento que tú sí que estás de verdad en esta situación, que realmente aún tienes que mejorar la técnica antes de que nadie se pueda interesar por lo que haces. ¿Pierdes algo por ir desarrollando en paralelo los fundamentos que te ayuden a conseguir clientes cuando tu técnica mejore lo suficiente?

Hacer esto te ayudará a conseguir experiencia más rápido y a no desarrollar tu técnica a ciegas sino con el feedback que recibas al ir compartiendo tu trabajo. Para profundizar más en este tema, te recomiendo el libro «Aprende a promocionar tu trabajo».

Sin embargo, esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo, ya que realmente suele existir una gran barrera mental a la hora de empezar a ponerse manos a la obra para conseguir clientes en el mundo online.

 

¿Te estás autosaboteando?

Salir de la rueda de la rata del arte es fácil, pero da miedo. Mucho miedo.

Al fin y al cabo dibujar e ir puliendo la técnica es una rutina y un ambiente que controlas, que has repetido durante mucho tiempo.

Por otra parte, abruma todo lo que hay que hacer para conseguir clientes (Instagram, web, portfolio, publicidad online, hablar con desconocidos…). Por no hablar del miedo a la exposición y al rechazo y a que juzguen el trabajo que con tanto esfuerzo has producido.

Es muy común escudarse en esos miedos para mantenerse en el bucle todo el rato y no salir ahí fuera a conseguir lo que realmente quieres. Y muchas veces de forma inconsciente.

Puede que tú estés en la misma situación. O puede que no. No lo se, al fin y al cabo no conozco tu vida, pero puedes empezar por preguntarte: «¿Realmente va a llegar un momento concreto en el que me sienta lo suficientemente a gusto con la calidad de mi trabajo o es probable que me esté escudando en esto para no salir de mi zona de confort y conseguir lo que de verdad quiero?«.

Al fin y al cabo, esta es una conversación que tienes que tener contigo mismo/a y, al igual que todas las conversaciones que merecen la pena, seguramente no sea fácil.

 

Conclusiones

Es muy fácil caer en el bucle eterno de «aún tengo que mejorar» y eso es positivo siempre que te sirva como impulso y no como freno. Está bien querer mejorar continuamente, pero no dejes que eso te impida ganarte la vida con tu arte.

Es posible que nunca llegues a ese punto utópico en el que tu trabajo ya te parezca lo «suficientemente bueno». Pero incluso si llegas a ese punto…

¿Querrías posponer hasta entonces el aprender de cero cómo ganar clientes, construir tu página web, sacarle provecho a Instagram, etc.? ¿O preferirías tener ya ese trabajo hecho para empezar a vivir de tu arte cuanto antes?

Sea como sea, aquí estaremos para ayudarte cuando creas que ha llegado el momento, ya sea con nuestras formaciones de pago, como nuestro Curso IlustraShop o con el material gratuito que compartimos en nuestros diferentes canales como Instagram, Telegram, o este blog.

Me encantaría saber qué opinas de este artículo o si tienes alguna propuesta que te gustaría que tratásemos para un futuro post. Te leo en la sección de comentarios 👇

También te puede interesar…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pide por esa boquita

En Marketing Ilustrado estamos en continuo aprendizaje, y nos encanta que pidáis para poder ayudaros más y mejor.

Aquí tienes una encuesta para proponer y votar los temas que trataremos en este blog.

hola@marketingilustrado.co